2007-05-13





*

Desde hace diez días que me duermo por la noche y despierto al amanecer pensando en Madeleine – la niña británica que fue raptada mientras dormía, seguramente con la silenciosa y dulce convicción de que nada malo iba a sucederle...

Sin un ápice de exageración puedo decir que siento el mismo dolor físico – en el bajo vientre – que sentí hace ya muchos años atrás, cuando la raptada era mi madre.

También pienso en Madeleine de día – a cada momento. Pienso en sus padres, en sus hermanos, en todos aquellos que la aman. Hasta me he sorprendido rogándole al Dios cuya existencia niego, que la ayude y los ayude en estos momentos de desgarradora soledad. Se lo que se siente frente a esa terrible incetridumbre – la de no conocer el paradero y el estado del que amamos cuando se nos ha arrancado de nuestro lado con ultrajante violencia.

Mi más fervoroso deseo en este momento es que la niña recupere su derecho de vivir junto a sus padres, junto a su familia en paz, sana y felíz. ¡YA!

También hago extensivo ese deseo a todos aquellos niños del mundo a los cuales se les ha arrebatado ese derecho – de una o de otra manera – y que por diveras razones nunca nos enteramos ni de su existencia ni de su desaparición.

En un día como hoy – el día del cumpleaños de mi hija menor – me sensibilizo aún más frente a los dolores de los niños y me frustra enormemente saber que nada puedo hacer por ella. Pero la nombro. La nombro en voz baja y grito su nombre por si me oye.

La nombro y grito su nombre porque si me oye, desde donde se encuentre en estos momentos, entenderá que no esta sola.

Desde mi impotente situación trato de contarle – que a pesar de todo – creo y quiero que ella crea, que podemos tener un mundo mejor.

Un mundo donde todos los niños puedan dormir seguros de que nada malo les va a suceder...


¡Madeleine! ¡Pedro! ¡Mahmoud! ¡Nadja! ¡Jinxia!

¡Madeleine! ¡Pedro! ¡Mahmoud! ¡Nadja! ¡Jinxia!

¡Madeleine! ¡Pedro! ¡Mahmoud! ¡Nadja! ¡Jinxia!

¡Madeleine! ¡Pedro! ¡Mahmoud! ¡Nadja! ¡Jinxia!

*



10 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hasta acá ha llegado el impacto por la desaparición de Madeleine; las campañas que se hacen y los desesperados llamados de figuras públicas para que den pistas acerca de su paradero.

Ella es una más de cientos o miles de niños que son arrebatados de su vida cotidiana para hacerla peor...que Madeleine sea el símbolo para que muchos niños en su trágica situación recuperen su vida.

Saludos cordiales.

gonzalo dijo...

hay tanta tragedia que cargamos en el alma.... y las de los niños, son las peores. la alegría, desde siempre ha constituido casi una inmoralidad.

May@ dijo...

Gonzalo, con qué humedeces las alegrias?

[ Freedom / Fighter ] dijo...

Landskrona... una pequeña village a las afueras de la ciudad...
[http://www.landskrona.se/start.htm]
Más que lazos, mi querida May@ [lo de "querida" es porque siento aprecio por vuestros escritos, me siento cercano a ellos y a los kilómetros de distancia que nos separan (Santiago/Chile - Malmö/Sverige)] más que lazos... diría que pueden ser aventuras imaginarias... pues acá en mi país, específicamente en mi Universidad, he conocido a un estudiante de intercambio que viene de Landskrona, y estudia en la U de Malmö, por eso me ha sorprendido la manera en que he sorteado laberintos y llegué hasta tu blog! y [PAF!]... sorpresa... tú estás en Malmö... Pues bien, él está con sus dos hijas y su novia... una de las pequeñas se llama Maja.. está próximo a tu nombre... pues se pronuncia de la misma manera, creo...
Además de esa bella historia... digna de relatarla en mi blog! [lo haré] otros amigos viven allá... Robin Lindecrantz y Andess.. que los he conocido acá en Santiago también y que me viven invitando a viajar a Malmö... pues creo que ya voy en un cuarto del dinero que necesito para el pasaje... así que a lo mejor al terminar mi carrera voy hacia otras fronteras...
En sí, muchísimas cosas me unen con Suecia... así como la historia de Estocolmo... muchas ideas extrañas y conexiones que me piden a gritos en mi interior que me vaya pronto... Eso... te dejo un beso y te pido disculpas por no relatar más pero mis trabajos se amontonan y es hora de bajar la música. Gracias por vuestro comentario en mi blog!, por las latitudes y todo eso. Ah... y tú también has salvado mi año, mira que el weekend le he puesto una cadena nueva a mi bicicleta.

Saludos.

[F/F]

[ Freedom / Fighter ] dijo...

Que Madeleine vuelva a casa carajo!!!

fgiucich dijo...

Es una atrocidad sin lìmites!!! Abrazos.

Dinia dijo...

¿Cómo hacer para que vuelva?
¿Y como cuidar a los niños cercanos a nosotros para que no les pase nada? Al final, aunque yo no tenga hijos, todos los niños son mi responsabilidad, porque cada adulto debe cuidarlos.

Saludos.

May@ dijo...

Así es Dinia. Los niños son nuestra responsabilidad colectiva. Debemos hacer hasta lo imposible por brindarles un mundo mejor, un mundo donde ellos puedan confiar en los adultos.

Siempre existiran riesgos; eso es ineludible, pero debemos tratar de minimizarlos.... parte de eso es educar a la gente para que no cometa atrocidades contra la infancia.

May@ dijo...

Pues... mi querido [ Freedom / Fighter ] [Lo de “querido” es por la cercanía que parecieras tener con el/los estudiantes de intercambio. Yo siento un afecto especial por ellos y por quienes los reciben, atienden, apoyan, acompañan, etc. dado que una mis hijas vivió como tal, durante un año en USA con una familia maravillosa. Aún no hace un año que regreso a Suecia y ya los ha vuelto a visitar]

Retomando...

Es costumbre – cuando se dan encuentros como el “nuestro” – exclamar: ¡Es chico el mundo!. A veces lo es y lo cierto es que al menos yo, encuentro maravilloso cada vez que experimento acercamientos...

Otras veces no lo es. Otra veces es tan grande que los niños se pierden en el...

Pamela dijo...

Tantos niños perdidos, tantos niños golpeados, tantos niños vejados. ¿merecemos llamarnos humanos?